Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Navigate Up
Sign In

DHMH en Español : Vacúnese

Vacúnese
 
Las inmunizaciones, o vacunas, exponen al sistema inmunitario a gérmenes muertos o vivos atenuados. Esto permite que las defensas naturales de su cuerpo creen una protección antes de que se infecte con las bacteria o virus que provocan la enfermedad. Aunque muchas de las vacunas se colocan durante la infancia y la niñez, las vacunas no son solo para los niños. Las inmunizaciones lo protegen a usted, a su familia y a toda la comunidad de enfermedades infecciosas. Aquí encontrará un resumen que indica las vacunas que necesita en cada etapa de la vida. Muéstrele esta lista a su médico para fijar un cronograma de vacunación que resulte adecuado para usted y sus hijos.
 
Nacimiento hasta los 6 años
La mayoría de las vacunas en esta etapa se dan en series de dos o más dosis. Estas vacunas se programan para maximizar la efectividad para proteger a sus hijos cuando están más vulnerables. Las pautas generales recomiendan el siguiente cronograma:
 
■ Hepatitis B: nacimiento, 1 a 2 meses y 6 a 18 meses
■ Rotavirus: 2 meses, 4 meses y 6 meses
■ Haemophilus influenzae serotipo b (Hib): 2 meses, 4 meses, 6 meses y 12 a 15 meses
■ Vacuna neumocócica (PCV): 2 meses, 4 meses, 6 meses y 12 a 15 meses
■ DTPa (difteria, tétanos, pertusis acelular): 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y 4 a 6 años
■ Polio: 2 meses, 4 meses, 6 a 18 meses y 4 a 6 años
■ Gripe: todos los años a partir de los 6 meses■ Sarampión, paperas, rubéola (MMR): 12 a 15 meses y 4 a 6 años
■ Varicela: 12 a 15 meses y 4 a 6 años
■ Hepatitis A: 12 a 23 meses
 
Preadolescentes y adolescentes (7 a 18 años)
Las mismas enfermedades graves que pueden poner en riesgo la vida de los bebés, también pueden afectar a niños más grandes. En algunos casos, la protección que ofrecen las vacunas administradas durante la infancia comienza a desaparecer durante la preadolescencia. Los niños en edad escolar son los que presentan mayores riesgos de contraer enfermedades como la meningitis o el VPH. El gobierno recomienda las siguientes vacunas:
 
■ DTPa (difteria, tétanos, pertusis acelular): 11 a 18 años (preferentemente, 11 a 12 años), para niños que ya hayan recibido dosis de DTPa; 7 a 10 años, para niños que no la hayan recibido
■ Virus de papiloma humano (VPH): 11 o 12 años; tres dosis, tanto para niños como niñas
■ Meningocócica: una dosis entre los 11 y 12 años, con un refuerzo a los 16 años
■ Gripe: todos los años Estos son los mejores años para ponerse al día con las vacunas que no recibieron durante la niñez.
 
Consulte con el pediatra de su hijo para asegurarse de que está al día con la vacunación.
 
Adultos jóvenes y universitarios (19 a 24 años)
 Irse de casa, comenzar la universidad, comenzar una nueva vida; algunas de estas transiciones aumentan el riesgo de contraer ciertas enfermedades. Los médicos recomiendan que los adultos jóvenes se coloquen las siguientes vacunas:
 
■ Una dosis de la vacuna meningocócica conjugada, para proteger de la meningitis a los estudiantes que viven en las residencias universitarias o con otros estudiantes
■ Vacuna DTPa, contra la varicela, contra el virus de papiloma humano (VPH) y contra sarampión, paperas, rubéola (MMR), en caso de que no tengan constancia de haberlas recibido durante la niñez
■ Una dosis anual de la vacuna contra la gripe
 
Adultos (25 a 64 años)
 En esta etapa de la vida, la immunización se vuelve más personal. Su médico le recomendará las vacunas que necesita según diversos factores, como su estilo de vida, su trabajo, si está embarazada o enferma, y las vacunas que haya recibido anteriormente. Consulte con su médico si las siguientes dosis son adecuadas para usted:
 
■ Gripe: una vez por año
■ DTPa (difteria, tétanos, pertusis acelular): una dosis de refuerzo cada 10 años; las mujeres embarazadas deberían colocarse la vacuna DTPa independientemente de si ya se la han colocado antes
■ Varicela: dos dosis, si nunca se han colocado esta vacuna ni han contraído varicela
■ Sarampión, paperas, rubéola (MMR): una o dos dosis, si nunca se han colocado esta vacuna ni han contraído sarampión, paperas o rubéola
 
No sea indiferente ante las vacunas solo porque es una persona saludable. No solo se protege contra enfermedades peligrosas, sino que se asegura la inmunidad de todos los miembros de su hogar y de su vecindario. Las vacunas pueden proteger a bebés, adultos mayores y a otras personas que podrían correr un alto riesgo de complicaciones por causa de enfermedades que se pueden prevenir con la vacunación o por estar demasiado enfermas para ser inoculadas.
 
Adultos mayores (65 años en adelante)
Algunas enfermedades que son una simple molestia en algunas etapas más tempranas de la vida, como la gripe, se vuelven más peligrosas cuando usted es un adulto mayor. Por eso, es importante estar al día con las inmunizaciones a lo largo de la vida. Las vacunas recomendadas para los adultos mayores incluyen:
■ Gripe: una vez por año
■ Antineumocócica polisacárida (PPSV): una dosis, a menos que ya haya recibido esta vacuna
■ DTPa o TD: una vez cada 10 años
■ Herpes zóster (culebrilla): una vez después de cumplir 60 años
 
Las vacunas funcionan, y constituyen uno de los productos médicos más seguros que se encuentran disponibles. Tienen algunos efectos secundarios, que se dan raramente y son más leves que las enfermedades que previenen. Analícelo detenidamente con su médico sobre los beneficios y riesgos de las vacunas en su caso.